Es argentino y vive en la ciudad de Beijing. Desde mediados de enero comenzó a experimentar la cuarentena y más de dos meses después el escenario es mejor aunque aún persiste algunas medidas estrictas.  Es Tomás Fuentes y entrevistado por Uno nunca sabe dejó las siguientes frases,

"La situación está bastante controlada en China. Los casos detectados de coronavirus en los  últimos días son de extranjeros que visitaron China o de chinos que regresaron del exterior".

"Ahora se da la paradoja  de que el foco está en el exterior y no en China. Entonces así comoal principio  hubo casos de xenofobia contra chinos en el mundo ahora se da lo mismo con extranjeros que visitan China."

Acerca de todo el proceso de la cuarentena que le tocó vivir entre en los últimos dos meses confesó que fue tan estricta que ni siquiera podía salir a la calle para sacar la basura.

En tanto, el panorama ahora es otro, aunque muy restrictos con los que arriban a China:  

"Ahora se empieza a ver más movimiento en la calle.  El que hoy llega a China tiene que hacer cuarentena en un hotel y el costo lo tiene que pagar la misma persona. Sale 100 dólares al día, es decir, unos 1400 dólares en total".

El mensaje que le deja a los argentinos es que "hay que cumplir las medidas":

"Lo esperanzador para los argentinos es que pueden ver lo que pasó en China. Hay que cumplir las medidas".