Crisis global: El mundo y el país van a estar mal. La pandemia acelera problemas pre-existentes y nosotros ya teníamos problemas de antes. Tenemos que aprovechar la crisis como oportunidad, ya sea para crear nuevas instituciones internacionales, porque las actuales no funcionaron y para analizar por qué no funcionaron. Y dentro de los Estados entender que se vienen momentos de menos globalización, menos apertura y menos eficiencia económica. 

Liderazgo global: Hoy EEUU y China juntos tienen menos liderazgo que EEUU al finalizar la Segunda Guerra Mundial. La única forma de que haya un liderazgo global es que China y EEUU cooperen. Si uno de los dos no acepta cooperar no hay país que los pueda sustituir, ambos son indispensables. Estados Unidos tiene la moneda de reserva mundial y China es el motor del crecimiento global. América Latina es una región estratégicamente irrelevante, porque no tiene potencial de crecimiento ni potencial de daño. 

Argentina a los ojos del mundo: Lo que más importa en la Argentina no es cómo maneje la pandemia, sino cómo reestructure la deuda. Que hayamos hecho bien hasta ahora, no quiere decir que nos va a ir bien en el futuro. Tomamos la primera buena decisión que se podía tomar.