La especialista analizó los principales cambios en los hábitos y las tendencias de consumo en cuarentena, así como las principales preocupaciones de la población. 

Mociulsky consideró que se trató de una migración forzosa a un modo online y por lo tanto se alteraron los modos de consumo. "Al comienzo hubo un pico de consumo de artículos de primera necesidad e higiene personal, por miedo al desabastecimiento", explicó. 

Asimismo señaló que de acuerdo a las posibilidades del consumidor, hubo algunas mejoras para la comodidad del hogar, y la adquisicón de herramientas tecnológicas.

En cuanto a las preocupaciones de los argentinos, el temor creció en torno a la preservación del empleo, el aumento de la inflación y de los índices de inseguridad. También remarcó que hay un miedo generalizado al descenso del status económico, no poder mantener el nivel de educación y el aumento de la pobreza.