Con los casinos cerrados, el negocio de las apuestas ilegales se multiplica a través de transmisiones en vivo por las redes sociales. Los organizadores no declaran ganancias, no facturan y ni siquiera están obligados a entregar los premios. Un fenómeno que explotó con la pandemia.