Jimena Barón lanzó una campaña para publicitar su canción "Puta". Esta consistía en afiches mostrandose como trabajadora sexual y con un número de teléfono. En torno de esto se generó una polémica.

Sobre este tema hablamos con Georgina Orellano, secretaria general del Sindicato de trabajadoras sexuales, quien se reunió con la música y actriz. Esta mujer, lejos de enojarse, se sintió apoyada por Jimena y aseguró que cree que "intentó solidarizarse" ya que "lo que le sucede a ella nos sucede a nosotras siempre".

Respecto a las divergencias en torno al trabajo sexual, Georgina indicó que "para nosotros es urgente el reconocimiento de las trabajadoras sexuales". Y en línea con este tema, dijo que se han alejado del  movimiento feminista porque no se sienten respetadas. De hecho, según dijo, hay una parte que impone "no pensar en nosotras mismas" y que "sacraliza la sexualidad".

Además, en relación a la trata de blanca manifestó: "Estamos en contra, lo que sucede es que las politicas estatales equipararon un delito a una actividad licita, por ende el Estado corta el hilo por lo mas delgado y precariza nuestro trabajo",