Joan Pons Laplana es enfermero y hace años que vive y trabaja en el Reino Unido. Desde que el virus comenzó a propagarse por la población, Laplana dejó su puesto en el equipo directivo del Hospital Universitario de Sheffield para volver a las líneas de batalla en la unidad de terapia intensiva.

Cuando comenzaron a ingresar los casos de Covid, el profesional se horrorizó con los casos que se presentaban. De ahí su decisión de presentarse como voluntario para testear la vacuna que está desarrollando la prestigiosa Universidad de Oxford. 

Laplana es uno de los 10.260 voluntarios que están probando los efectos de la vacuna que promete vencer al virus. "Hace 10 días que me colocaron la vacuna. Hasta el momento no he tenido efectos secundarios", dijo en diálogo con MDZ Radio.

Asimismo relató que tuvo que someterse a una gran cantidad de estudios y controles médicos antes de ser elegido como candidato para testear la vacuna. Una vez realizados los estudios y con el resultado negativo de Covid, Joan decidió enfrentar a su familia y contarles la decisión que ya había tomado.  "Cuando le dije a mi mujer, me dijo que estaba loco y no me habló por tres días", comentó. 

Si los testeos son positivos, la Universidad de Oxford planea empezar con la fabricación de la vacuna para finales de este año.