En un día así cocinamos un puchero riquísimo.

Columna de Pablo Del Río.