"Nosotros venimos trabajando con la Municipalidad de Ciudad y nos juntamos varios propietarios para expresarles que ya es una necesidad económica y emocional el empezar a trabajar. Necesitamos abrir. Los protocolos que hemos dispuestos para los bares es respetar la distancia social de dos metros o metro y medio, el uso de alcohol en gel, el uso de lavandina, la mascarilla para todos los empleados, los guantes y el uso del DNI con los días correspondientes a cada uno. Los domingos estamos previendo no abrir.  El horario de apertura depende de cada bar, pero el horario de cierre lo proponemos a las 23 horas. Es muy desgastante cerrar los bares a las 3 de la madrugada. Todos los gastronómicos de la Ciudad de Mendoza estamos unificados. Venimos respetando las medidas municipales, provinciales y nacionales. La única salvedad es trabajar hasta las 23. Trabajar hasta las 18 no es significativo. Podemos terminar nuestras actividades comerciales a las 23 horas. Los bares vendemos experiencia. No vendemos cigarrillos. El formato nuestro no encaja con un modelo delivery. Hay 2.400 empleados de bares que hoy están sin cobrar ni trabajar. Son muchas familias afectadas", dijo David Dávila.

Escuchá la entrevista completa: