En diálogo con Uno Nunca Sabe, Rodríguez analizó el presente del sector tras la llegada de la pandemia. 

"El sector petrolero en Mendoza viene con una seria crisis de hace varios años producto de decisiones. Ya en marzo veníamos desde finales del año pasado con una caída de la producción y en los precios. Al momento de la pandemia ya teníamos problemas serios de productividad y desarrollo, lo que terminó de dar la última estocada. A eso se sumó la caída del precio internacional del petróleo. La pandemia terminó generando una retracción en la demanda y en Mendoza se produjo la tormenta perfecta". 

"A eso se suma que YPF dejó de comprarle a los productores locales, lo que generó que gran cantidad de trabajadores se quedaran en sus casas cobrando salarios de emergencia. Los números para la economía de Mendoza son catastróficos en materia de regalías".