"Muchos gobernadores y dirigentes del peronismo cuestionaron el ajuste de Macri y suponían o imaginaban -sin mucho fundamento -  que si ellos llegaban al poder esto iba a cambiar. Y lo que están viendo es que las necesidades de ajuste se han ido profundizando. E intendentes me dicen que están con menos plata que hace cuatro meses”.

“En el mejor de los casos que lleguemos a un acuerdo de renegociación de la deuda, ese plan contemplará de dónde va a salir los recursos para pagar después. Y eso requiere un esfuerzo fiscal enorme”.

“Con algunas medidas puntuales, como la tarjeta alimentaria, el gobierno busca la contención. Según los pronósticos, el crecimiento para este año será muy difícil y los peronistas esperan que el país pueda volver a crecer”.

Deuda. “No es común que la parte más débil, nosotros, le imponga condiciones a la parte más fuerte, que son ellos. La amenaza del default sirve si es creíble La sensación en los fondos de inversión es que eso no va a suceder. Y Kicillof fue muy negativo con esto”.

“La quita del 15% es simbólica. Lo más importante no es la quita, sino que el período de gracia. La realidad es que la deuda no se puede pagar, no alcanzan las reservas ni nada. Es razonable esos dos años que de no pagar".

Ahora empieza a haber una concepción y entendimiento de que arreglar esto va a llevar mucho tiempo. Hasta hoy el gobierno de Alberto Fernández es un muy pragmático y con una dosis de realismo alta”.