"El amor es un afecto y una especie de hacer (una práctica)  y de saber corporal (que se inscribe en una cultura, en tradiciones, en una historia personal, una serie de cosas). El afecto que caracteriza al amor es universal. Las formas de amar creo que sí son diferentes. En occidente está lleno de mitos sobre la forma de amar".

"Una cosa es eros y otra, el amor como ágape. El amor cristiano pierde un poco la corporalidad, el cuerpo queda dejado de lado, y el eros tiene que ver con el deseo, con el cuerpo. Hoy los feminismos han puesto en juego nuevas formas de pensar el amor, sobre todo el soportar la incondicionalidad, que lleva a formas enfermizas.  Ellas han puesto entre paréntesis el amor romántico".

"Existe la idea de que debe haber un amor incondicional y existe una práctica de querer llevarlo a cabo y eso ha traído sufrimientos. Con el otro nos acompañamos, podemos tener proyecto, pero no sé si el otro nos termina de completar".