Se complica el 75%. Con el 50% no alcanza. La deuda bonaerense es una historia que se está complicando. Ayer Kicillof escuchó y sabe que su posición (de culpar a Macri y al neoliberalismo) es lo que había llevado a una crisis a la provincia de Buenos Aires. Hoy la posición de Kicillof es de debilidad. Había arrancado con una posición de prepotencia.  Puede quedar en la historia como un gobernador economista que a dos meses de asumir se va al default y acá el problema político es que el kirchnerismo culpe a Alberto Fernández por arrojar a Kicillof al default.

Respecto de lo que es el FMI, sin prepotencia Alberto Fernández está hablando con los que deciden. En los gestos y conversaciones, Argentina está haciendo un planteo bastante serio y es el de suspender el pago de capital e intereses de deuda externa por dos años.