Celina es mendocina y vive en Uppsala, una ciudad que queda a una hora de Estocolmo. Desde ese pueblito sueco habló con El Permitido y nos contó sobre su vida en ese lugar.

Hace doce años se fue junto a su esposo Alejandro. En principio iban por cuatro años pero decidieron quedarse allí. Con el tiempo tuvieron sus hijos, Clara y Tobías de 9 y 7 años.

Actualmente trabaja como veterinaria, aprovechando que "en Uppsala está la unica facultad de veterinaria de todo el país". Según contó a El Permitido, le llevó un tiempo integrarse, sobre todo con la dificultad del idioma, ya que "el sueco tiene dificil pronunciación, una lo va llevando, con los chicos se hace más facil porque te corrigen".

Celina se animó a comparar su nuevo lugar con Mendoza. "Suecia es muy organizada, tranquila, pacífica". Además, rescató una de las mejores cosas de "la tierra del sol y del buen vino", asegurando que "el clima no tiene nada que ver con Mendoza, la oscuridad es una de las cosas más difíciles. Cuando llega noviembre, es un mes de depresión, se nota en el cambio de humor".

Los paisajes de Uppsala capturados por Celina

Por otro lado, la mendocina contó cómo es un día en esa ciudad y lo mejor y lo peor que encuentra allí. Como positivo consideró que "todo fluye muy bien" y que hay "consciencia respecto al bienestar animal". También reconoció que lo extraña de Argentina es "la falta de espontaneidad y el sol".