En "NO TAN MILLENNIALS" el ministro de Salud de la Nación habló sobre la situación sanitaria en nuestro país. Sus frases destacadas fueron: 

 

Hoy estamos más preparados y tenemos una capacidad distinta que la que teníamos hace dos meses. Además hay una responsabilidad por parte de la gente. 

Tenemos que entender que todos lo sufrimos, por eso con responsabilidad hemos de aplicar la mayor capacidad sanitaria en todos los lugares donde hay circulación comunitaria del virus. 

Tenemos que cuidar mucho la circulación interna del virus. Tenemos que compensar la situación social y económica. Todavía quedan actividades que están paradas. 

Se ha ampliado la capacidad de camas en un 40%. Puede haber un rebrote y que tengamos que volver para atrás. 

Entendemos que no es fácil. Cualquier aislamiento es difícil y sabemos que hay gente que no la está pasando bien. 

Desde el 23 de enero hicimos la compra de reactivos. Luego empezamos con el control de los viajeros en Ezeiza. La Argentina es un país mirado en todo el mundo 

Yo dije que en ese momento estábamos más preocupados por el dengue que por el Coroavirus. 

Hay diálogo con toda la estructura sanitaria del país

La mortalidad general es mucho menor este año. Disminuyeron los accidentes de tránsito, disminuyeron las muertes post-quirúrgicas (hay menos cirugías), en esta época suele haber gran cantidad de muertes por influenza y han disminuido. Todo esto gracias al aislamiento y al cuidado . 

Estamos en contacto con Chile, pero tenemos cerrada la frontera y ahí no hay ningún riesgo específico. Lo mismo sucede con Brasil. 

Estamos trabajando para hacer un refuerzo en Uspallata. 

Yo creo que se equivocaron. La Pandemia es universal, la única diferencia es la respuesta del Estado. 

Algunos creyeron que lo importante era mantener la actividad económica. En ese sentido, nuestras medidas fueron muy rápidas y oportunas. 

Todo lo que estamos haciendo es para cuidar a los argentinos. No podemos dejar de cuidarnos. 

En todo el mundo se ha visto qué recetas funcionan y cuáles no. En Argentina nadie valora lo que no sucedió.