Negociación por la deuda: Empieza una semana desde lo económico. No se va a llegar al 75% de aceptación por parte de los acreedores. Hay pocas posibilidades que se presente una mejora de la oferta, por lo que el presidente debe analizar si pide una extensión del plazo o no. Si no la pide entramos en default, o la otra opción es pedir la extensión y llegar al plazo en el que se vence el período de gracia por no haber pagado los vencimientos del bono global. Salvo que el gobierno pague los 503 millones de dólares. La negociación no viene bien.