Caída de la economía y negociación de la deuda: Los datos de abril son brutales. Si a esto se le agrega el default, es como echarle sal a una herida. 

Se está trabajando en una nueva propuesta, una contrapropuesta, sabiendo que se va a rechazar. 

Lo primero es tratar de prorrogar la fecha del día viernes. Una vez que se postergue, se envía la propuesta. Se podría estirar la fecha hasta el 22 de mayo. Según una encuenta, el 60% de los argentinos no quiere ir al default. 

Alberto Fernández no quiere caer en default, pero hay muchos dirigentes de la oposición que sí quieren caer en default. Sería tremendo que el país entre en default.