Los detenidos e imputados por no resptar la cuarentena podrían trabajar gratis en comisarías, hospitales, centros de salud y escuelas, entre algunos, según dijo el procurador general de la provincia, Alejandro Gullé. Se trata de una medida ordenada por él mismo y lo explica así en Sonría Los Estamos Filmando: 

"En Mendoza son 1.137 personas las que hasta hoy no respetaron la cuarentena. Se exponen a una condena que va de seis meses a dos años de prisión. Y hoy dicté una resolución en el que le pido a los fiscales que además de penas soliciten reglas de conducta que deben consistir en trabajo gratuito a favor del Estado en hospitales públicos o centros de salud,  conformes a las capacidades aptutidunales de los imputados o en su defecto en las escuelas, municipios, comisarías u oficinas fiscales".

El audio completo: